Viajar con hijos, nueva actitud ante la vida.

Para que los niños se desarrollen social y emocionalmente. Viajar con hijos, les permitirá desarrollar un pensamiento más racional, además de adquirir nuevos valores y habilidades de tipo emocional y social.

¿Por qué hacer un viaje con tus hijos?

Por que les servirá para aumentar su capacidad de observación y les incentivará a adoptar un papel más crítico y reflexivo ante la vida.

La aventura será extraordinaria.

Conocer una cultura y un idioma diferente les servirá como espacio de formación y aprendizaje, claves para el desarrollo y maduración personal de los niños. Esto les potenciará el sentido aventurero y explorador y te arrastrarán a conocerlo todo, descubrir lugares nuevos y aprenderás palabras en otros idiomas.

Te permitirá saborear el tiempo con un ritmo más calmado.

Lo bueno de que los niños vayan más lento es que te permite encontrar lugares y rincones que nunca pensaste ver.

Te motivarán a hacer cosas nuevas.

Por que los niños te harán andar hasta lugares llenos de juegos, comer alimentos raros… Los niños fomentarán la capacidad de adaptación, la flexibilidad y la paciencia. Además viajar les permitirá experimentar la toma de decisiones para encontrar soluciones a los obstáculos que vayan surgiendo.

Te harán cultivar tu paciencia y ser más flexible.

Viajar con niños implica hacer colas en un sinfín de lugares, de esta forma nos enseñará a calmar nuestro ritmo del día a día y aprovechar esos minutos de cola para hablar con ellos sobre los temas que propongas. Los planes nunca serán como quieres, así que mejor relájate y disfruta del momento, no te compliques con todo.

Te permitirá tener un relato familiar común.

No hay duda de que los niños lo pasarán genial, pero… reconozcámoslo, la que más disfrutas vas a ser tú. Siempre podréis recordar ese viaje lleno de anécdotas, pequeños descubrimientos y aventuras. Es un lujo poder acompañar a los niños en su camino hacia la madurez conociendo otras formas y culturas.

La relación con tus hijos se verá reforzada.

Viajar con hijos es el espacio ideal para el aprendizaje de valores, respeto por las normas y el desarrollo socio afectivo y emocional con su madre. Planificar el viaje, ya les fomenta la autodeterminación y los hace sentirse valorados. Además en los viajes verás aflorar el carácter y personalidad de tus hijos y te ayudará a conocerlos mejor.

Cada viaje es una lección de vida.

Aprenderán desde conocimientos prácticos, hacer una maleta, subir a un avión o alojarse en un hotel. …  Conocimientos abstractos, respetar a los demás, abrir la mente, practicar la tolerancia, respetar la naturaleza, flexibilidad, paciencia y curiosidad. Hasta conocimientos culturales, historia, geografía, idiomas.

Deja una respuesta